Sobre la seda…

“La reina de los materiales”, así fue como Christian Dior describió la seda: lujo y elegancia, tacto y brillo únicos, variedad de usos y tejidos; son solo algunas de las propiedades de esta fibra de origen animal.

Desde hace 5000 años se cuenta una leyenda de secretos, intrigas y complot alrededor de la seda.

La emperatriz Hsi-Ling-Shi, esposa del llamado Emperador Amarillo, se encontraba un día sentada bajo una morera disfrutando de una taza de té al tiempo que observaba pequeños mordiscos en las hojas del árbol. De repente, algo cayó en su taza. La emperatriz notó un delicado y brillante filamento en el agua caliente. Con sumo cuidado lo sacó y comenzó a estirarlo: un largo hilo con una finura, brillo y suavidad antes no vista se desprendían de un capullo de gusano.

Cautivada, le pidió al emperador permiso para cultivar moreras cuyas hojas eran el único alimento de este ahora apreciado animal.

www.fromental.co.uk
Producción de seda por mujeres en China

La seda comenzó a propagarse rápidamente entre las familias ricas del imperio. Por más de 2.000 años, China castigó cualquier persona quien intentará sacar el preciado secreto del territorio. Los viajeros eran requisados de forma exhaustiva en las fronteras para evitar el contrabando de huevos y semillas: conservaron el monopolio durante siglos.

La realeza de Asia y Europa quedó igualmente encantada con la exótica tela, la cual le daba mayor exquisitez a sus trajes por la que estaban dispuestos a pagar en oro, plata y lana. De forma rápida, la seda se convirtió en el commodity más importante de China y la ruta de exportación se conoció como la ruta de la seda.

main_image_silkroad_image_by_radio86__0

Existen dos versiones de cómo el secreto fue revelado:

Siglos más tarde, El rey de Khotan deseaba tener su propia producción de la apetecida fibra y le solicitó al emperador que le dejará cultivar moreras y gusanos de seda en su reino; este se rehusó a tan inaudita petición. El rey no se dio por vencido y pidió en matrimonio la mano de la princesa.

Antes del viaje de la futura reina hacia su nuevo hogar, el rey le envió un mensajero para comunicarle que si ella deseaba seguir vistiendo refinados trajes, debía llevar los gusanos y semillas.

La historia ha dejado en evidencia a lo largo de los siglos que las mujeres siempre hemos sido amantes de lo hermoso y lujoso. Ante la idea de no volver a tener su preciada tela, escondió el valioso secreto en su cabellera. Al cruzar la frontera, el equipaje fue requisado, pero nadie se atrevió a tocar a la princesa.

La otra versión habla de dos monjes nestorianos quienes lograron esconder huevos y semillas dentro de sus bastones de bambú y de esta forma cruzar la frontera desapercibidos. Al llegar al imperio bizantino, le obsequiaron al emperador el protegido tesoro.

Pero no fue hasta el siglo XIII cuando Venecia, ciudad de ricos mercaderes y de moda, se convirtió en uno de los grandes productores de seda.

Francis I de Francia en el siglo XVI inició en Lyon la producción de seda para así competir con Italia y tener suficiente material para sus lujosas prendas. Pero Lyon obtuvo su verdadero reconocimiento como capital productora bajo el mandato de Louis VIX. Debido a su precio, elegancia y belleza, la seda estuvo durante años reservada de forma exclusiva para la nobleza en Europa.

Josefina, esposa de Napoleón Bonaparte solía vestir sus fluidos y frescos vestidos de talle imperio en algodón importado de Inglaterra. Al ser la líder de opinión de la época, la venta de seda francesa decayó, por lo que Napoleón le pidió usar exclusivamente seda producida en Francia para su vestuario. La producción revivió.

Baron_François_Gérard josephine bonaparte
Retrato de Josephine Bonaparte pintado po François Gérard

Con la industrialización a finales del siglo XIX y Coco Chanel, quien nos introdujo a nosotras las mujeres las pijamas de seda, podemos usar prendas con un brillo, suavidad y caída natural en cualquier ocasión sin necesidad de un título noble.

Mi abuela Mara, una de las mujeres más elegantes, siempre vestía camisas de seda, sin importar hora o compromiso; el uso diario de esta fibra era una de las particularidades más admiradas por Dior. Una prenda en seda se puede combinar de forma perfecta con una falda y unos espectaculares tacones o incluso con jeans y converse.

Pero la seda además contiene propiedades en la cosmética:

Según John Corbett, propietario de un salón de belleza en Nueva York, dormir con una pañoleta de seda en la cabeza ayuda a tener un pelo más sano y brillante: “Los aceites del cabello no incrementarán y se mantendrá por más tiempo el cepillado”.

Expertos del National Center for Sleep Disorders Research en el National Institute of Health, aseguran que el material de las sabanas puede ser un causante de los problemas para dormir, estos pueden crear alergias, rasquiñas o absorber polvo. Otra excelente razón para usar sabanas de seda y tener dulces sueños.

¿Cuántas veces no nos hemos despertado con arrugas en la cara causadas por las sabanas? Jeffrey Spieger, cirujano plástico y profesor de la Universidad de Boston, asegura que esto se puede prevenir si estas son en seda.

Jennifer Peterson, médica dermatológica en el Demartology & Laser Surgery Center de Houston afirma que un cojín en seda ayuda a hidratar la piel y a prevenir las arrugas.

Yo estoy decidida a cambiar mis sabanas de algodón por unas en seda y probar las cualidades de esta nueva definición de beauty sleep.

www.bossygals.com
Blair Waldorf en sabanas y pijama de seda

Para mayor información puedes visitar estos links:
The Telegraph
Marie Claire
Every Day Health

4 comentarios en “Sobre la seda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s