Tabaco a la francesa

El desfile de Chanel presentado en La Habana ha dado más para hablar que la reciente visita del presidente Barack Obama, el concierto de los Rolling Stones o las filmaciones de la saga de The fast and the furious.

Luego del desfile resort 2016 en Seúl el año pasado, Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, le propuso a la marca presentar la colección 2017 en Cuba. Según el diseñador, se trataba de una broma, pero los deseos del Káiser son órdenes para Bruno Pavlovsky, presidente de la compañía.

www.laizquierdadiario.com
Calles de La Habana, Cuba – fotografía tomada de http://www.laizquierdadiario.com

Las negociaciones duraron casi un año, solo dos meses antes del desfile, el gobierno cubano confirmó el permiso para utilizar el Paseo del Prado como escenario para la colección “Coco Cuba”. En esta, como lo afirma William Cruz, historiador de moda, se presenta una colección muy acorde a su fundadora, donde la comodidad y la forma de cómo ella solía vestir en sus vacaciones se ven reflejadas con acentos representativos del Che y de una Cuba prerrevolucionaria.

Chanel y el Káiser afirman que la escogencia del lugar solo tiene intereses comerciales, pero es difícil no analizar el significado político de un evento que representa la forma más pura del lujo en medio de un país comunista desde hace más de 50 años.

Para William Cruz, el desfile ha logrado “cristalizar” una lista de sucesos entre Cuba y la comunidad internacional. Las relaciones entre la isla y Francia vienen de mucho antes de la revolución castrista y ahora ha llegado el momento de descongelarlas. Raúl Castro y François Hollande firmaron recientemente un acuerdo de seis puntos, entre ellos Francia perdonó parte de la deuda externa. “Hoy es una nueva página en la historia entre Francia y Cuba, incluso entre Europa y Cuba. Francia hará todos los esfuerzos a nivel de la Unión Europa para que se puedan superar todos estos obstáculos”, afirmó el presidente francés. Qué mejor forma de formalizar estos acuerdos con un desfile de una de las industrias más lucrativas de Francia desde Luis XIV: la moda.

Es importante recordar la cercana relación de Cuba con la moda antes de la revolución. Debido a su arquitectura, calidez de las personas e inigualable clima, la isla era uno de los lugares por preferencia donde estadunidenses y europeos solían pasar sus vacaciones. Gracias a importantes personajes, quienes visitaban la isla “en los años 50, Cuba no era ajena a las influencias que le llegaban de afuera, estaba perfectamente sintonizada con los estilos de la era de Christian Dior, con todo lo que se podría llamar el estilo de post guerra y de los años 50”, explica William Cruz, mientras afirma que la isla era “una región con una visión global de moda.”

www.mujerde10.com
Fachadas y carros que recuerdan una época pasada – fotografía tomada de http://www.mujerde10.com

Una vez Fidel Castro se posicionó como gobernante de Cuba, el tiempo se congeló, visitar la isla 50 años después puede ser un viaje al pasado. “Cuando nosotros tenemos hoy en día una imagen nostálgica de una cuba del pasado, que es la imagen recuperada por Karl Lagerfeld, es como si fuera también una Cuba de los años 50 en términos vestimentarios. La imagen que uno tiene de Celia Cruz en sus años mozos, es la típica moda de los años 50, uno podría decir que se entró en un proceso de ralentización de la moda”, explica Cruz sobre la relación de Cuba con la moda.

Pero la moda no es el único punto en común entre Francia y Cuba. Como lo expuso Laura Novik, investigadora de moda, el Paseo del Prado, lugar del desfile “fue otra de las marcas del eterno refinamiento francés en la Cuba neocolonial del Siglo XIX”. El lugar, invadido por modelos, celebridades y prensa, podía aludir más a un camino parisino sino fuera por el intenso calor y las desgastadas fachadas en colores pasteles. Como lo recuerda la experta, el espacio fue rediseñado por el arquitecto francés Jean Claude Nicolas Forestier, quien además decidió en su momento fundir los cañones del pasaje para crear majestuosos leones, casualmente un símbolo de la casa Chanel.

Lion statue at Prado street in old havana© Cuba Absolutely, 2014
Cuba Absolutely, 2014 fotografía tomada de http://www.lahabana.com

Muchos se muestran reacios a aceptar el significativo papel de la moda en la política; Novik describe el desfile como “un gran evento diplomático” el cual es al tiempo “una clase magistral que puso en evidencia el fascinante rol de la cultura y de la moda como instrumentos de la política. El capital de la moda, algo todavía incomprensible para nuestros líderes en Latinoamérica”. Francia es un ejemplo a lo largo de la historia de cómo usar la moda a su favor en la política.

La isla de contacto limitado con el mundo capitalista se encuentra dividida en sus opiniones ante el evento. Gloria y Emilio Estefan, una de las parejas cubanas más influyentes en Estados Unidos ha celebrado el desfile como un triunfo contra la era castrista. Incluso Mariela Castro, hija de Raúl Castro, se a pronunciado a favor: “finalmente el mundo se abre a Cuba”.

prodavinci.com
Desfile de Chanel en el Paseo del Prado – fotografía de http://www.prodavinci.com (Reuters)

Pero un gran porcentaje de cubanos, alejados del mundo consumista, con desconocimiento hasta antes del desfile de la existencia de Chanel y Karl Lagerfeld, se han mostrado molestos ante el evento.

Los 600 invitados llegaron a Cuba con todo pago por la casa de moda a presenciar un desfile único por su controvertida locación. Hospedados en los mejores hoteles de La Habana, con recorrido privado por lugares emblemáticos de la revolución y una fiesta de cierre en la plaza de la catedral, fueron los únicos quienes tuvieron el privilegio de ocupar uno de los asientos en el Paseo del Prado.

Varios habitantes estaban deseosos de ver el desfile de prendas y celebridades. Pero al contrario de lo acostumbrado en la isla, donde hasta solo hace poco existe la propiedad privada y los espacios son públicos, se encontraron con una cerca de agentes de seguridad impidiéndoles el paso.

En algún momento incluso corrió el rumor de que fuertes reflectores iban a impedir la vista desde los balcones de las casas a lo largo del Prado para evitar la mirada de curiosos. “¿Quién me va a decir a mí que no puedo asomarme al balcón de mi casa? Mira, Chanel, esta plaza es mía”, es una de las varias reacciones molestas por el desfile.

http-::baracuteycubano.blogspot.com.co:
Cierres de vías durante el evento privado – fotografía tomada de http://www.baracuteycubano.blogspot.com.co
www.14ymedio.com
Los habitantes no están acostumbrados a los eventos privados en las calles de la ciudad – fotografía tomada de http://www.14ymedio.com

Glensy Palay Alonso, estudiante de Psicología de La Habana es otro de los molestos, para él, el Prado es un lugar publico el cual “pertenece a los cubanos. No es algo con una tarifa para rentar”. A este malestar se sumaron las criticas por los cierres parciales para la fiesta de clausura y logística del desfile, por los cuales algunos comerciantes se vieron afectados.

Es una realidad que el desfile de Chanel ha puesto los ojos del mundo en la isla. Nunca antes había tenido Cuba tanto despliegue mediático, sobre todo si a esto se suman las redes sociales de los 600 invitados reportando cada uno de sus movimientos al lado de Chanel durante su estadía en La Habana. Probablemente esto atraerá en el futuro un turismo igual de glamuroso y prominente como antes de 1959. En la visión inigualable de Karl Lagerfeld, Chanel podría ser la primera tienda de lujo en la lista para el nuevo turismo, posicionándose en un mercado emergente.

Pero la verdadera reflexión la hace el periodista cubano Sergio Alejandro Gómez del periódico Granma: es un misterio la cifra cobrada por el gobierno cubano para un desfile privado y dirigido al mundo con excepción del país donde se llevó a cabo. La ciudad se ha visto afectada en su funcionalidad cotidiana, pero en un país socialista, el dinero generado por estos eventos se supone debería reinvertirse en beneficio de sus habitantes. Pero como el mismo Alejandro lo escribe en su blog, “en lugar de explicar y debatir, los políticos hacen silencio y exigen a su prensa (la de todos) que haga lo propio.” Efectivamente, en varios periódicos cubanos escasea la opinión sobre el desfile.

Él se ha atrevido a hacer la verdadera pregunta del boom mediático durante y después del paso de Chanel en la mágica y nostálgica ciudad paralizada en el tiempo: ¿Qué gana el pueblo cubano?

www.helloforos.com
Así luce normalmente el Paseo del Prado – fotografía tomada de http://www.helloforos.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s