Prosecco a Milano

A quienes viajen a Italia por primera vez, antes de dejarse cautivar por el lujo en Milán, mi consejo es enamorarse de Roma, deslumbrase en Florencia y maravillarse en Venecia.

Paradas obligadas:

El Duomo di Milano es una obra de arte de la arquitectura gótica. Su planificación comenzó en 1386, pero fue Gian Galeazzo Visconti quien decidió emplear mármol de Candoglia. El nuevo material causó una verdadera revolución, para lo cual se necesitaron nuevos ingenieros, arquitectos y escultores, esto ha hecho imposible rastrear al arquitecto inicial. Se necesitaron cinco siglos para finalizar la catedral de tonalidades rosa y sus más de 3.000 estatuas.

Teatro alla Scala fue construido entre 1776/78 por el arquitecto neoclásico Giuseppe Piermarini, bajo la supervisión de la emperatriz María Teresa de Austria. Ninguna visita a Milán esta completa sin asistir alla Scala.

 

¿Qué esconde Milán?

El primer puente metálico en Milán fue construido en1842 por el arquitecto Franceso Tettamanti, este fue pensado como una pasarela por la cual los distinguidos habitantes podían cruzar i navigli. Hoy el puente de las sirenas se encuentra en Parco Sampione.

Photo credit- www.milanoinsolita.it

En via Serbelloni se encuentra un curiosos y llamativo citófono… Y en otra parte de la ciudad, en Villa Invernizzi, hoy el hotel Windsor, se puede apreciar en el verano un grupo de flamingos rosados paseando por el jardín.

Cerca al hospital donde fueron tratados inicialmente los leprosos, se encuentra la iglesia San Bernardino alle Ossa. Al interior se observa una capilla decorada con huesos y cráneos humanos. Algunos dicen que estos pertenecen a mártires cristianos, mientas otros afirman que corresponden a aquellos quienes murieron por lepra.

hoto credit- www.thousandwonders.net

En el Palazzo Acerbi, las fiestas celebradas por el marques Ludovico a finales del siglo XVII eran comentadas por los milaneses, era la época de la peste, que cobró la vida de gran parte de la población. Lo extraño, es que ningún habitante del palazzo o sus ilustres invitados sufrieron esta enfermedad; se empezó a comentar que el diablo habitaba allí. Siglos más tarde, en 1848, el palazzo resistió un bombardeo por parte de los austriacos, todavía se puede observar una bala de cañón en la fachada.

Carlina, una joven de Como, viajó con su esposo a Milán luego de contraer matrimonio. Pese a la niebla, los recién casados decidieron subir a observar la Madonnina en el Duomo. Carlina, quien al parecer estaba embarazada de otro hombre, no soportó la mentira ni la culpa y se tiró desde lo alto. Se cuenta que son varias las fotografías de recién casados en el Duomo donde se visibiliza a una joven vestida de negro, el fantasma de Carlina.

Historia

Los primeros encuentros arqueológicos de Milán datan del año 600 a.C., ciudad fundada por los galos, pero en el 222 a.C. pasó a manos romanas quienes la llamaron Mediolanum. Gracias a su constante crecimiento económico y ubicación estratégica, pronto se convirtió en una de las ciudades más importantes del Imperio Romano Occidental.

Probablemente fueron estas ventajas comerciales las que despertaron durante los próximos siglos el interés de poderosos gobernantes quienes deseaban apropiarse de la ciudad: incendios, derrotas, conquistas y destrucciones fueron algunas de las consecuencias. Finalmente en el 774 d.C. Carlos Magno conquistó la ciudad para hacerla parte de su territorio cristiano.

Continuó una serie de nuevos invasores, disputas políticas, religiosas y económicas, y en 1395, Gian Galeazzo Visconti, miembro de la dinastía Visconti, se convirtió en el gran Duque de Milán, su soberano.

Fue una época de gran crecimiento industrial y mercantil, pero la tranquilidad no duró mucho y en 1450 la ciudad fue nuevamente asediada, esta vez por Francesco Sforza.

Francesco se proclamó nuevo Duque de Milán, alegando estar casado con una hija ilegitima de Visconti, lo que dio paso a la dinastía Sforza. La ciudad comenzó a florecer entre otras, gracias a la industria de la seda, lo que dio paso a la gloriosa era del renacimiento italiano. La paz se vio interrumpida en 1499 cuando el Duque de Milán fue capturado por Luis XII, rey de Francia, quien alegaba ser un lejano descendiente de Visconti. Un año más tarde, Ludovico Sforza, conocido como Il Moro, reconquistó lo que era suyo, pero de forma simultanea fue derrotado en Novara, ubicado al occidente de Milán. Una vez más, la ciudad volvió a manos de los franceses hasta que en 1513, Massimiliano Sforza, logró lo que su padre Il Moro no pudo: recuperar el control.

La dicha de la familia Sforza solo duró hasta 1515, cuando Francisco I, sucesor de Luis XII, se hizo una vez más con el poder. Luego de largas batallas entre los Sforza y los franceses, los italianos lograron negociar un tratado de paz para así recuperar el control. Pero pronto llegaron los Habsburgo quienes aprovecharon la repentina muerte del Duque Sforza, y Carlos V no dudo en nombrar a su hijo, el futuro Felipe II de España, nuevo Duque de Milán. Fue una época gris para la clase política y artística quienes debieron ceder ante el nuevo soberano, además de tener que afrontar la peste.

En 1706, llegaron una vez más los austriacos bajo el mando militar de Eugenio de Saboya; mantuvieron el poder hasta que Napoleón Bonaparte decidió anexar a Milán como capital del nuevo Reino de Italia, del cual él fue proclamado rey.

Pero el Imperio Austriaco no tardó en recuperar el control. Milán perdió su título de capital para hacer parte del proclamado reino Lombardia – Venecia. Finalmente, en1859 Victor Emmanuel II, rey de Sardinia-Piedmont, logró la reunificación italiana, con Roma como capital y Milán la segunda ciudad más importante.

Milán es hoy en día el centro financiero de Italia y en una de las cuatro capitales de la moda y el diseño.

¿Qué ver?

La Última Cena de Leonardo da Vinci se encuentra en la iglesia Santa Maria delle Grazie, las visitas son restringidas.
Milán cuenta con algunas de las obras de arte más importantes exhibidas en la Pinacoteca de Brera, además de las exposiciones temporales en los diversos museos de la ciudad. Fue en una de estas donde conocí el trabajo de David LaChapelle, uno de mis fotógrafos contemporáneos favoritos.

¿Dónde comer?

En Galleria Vittorio Emanuele II se encuentra Marchesi, una pasticceria fundada en 1824, un lugar ideal para disfrutar de un prosecco. A quienes les guste la mermelada, les recomiendo la de mandarina.
En Brera se encuentran varios restaurantes, les aconsejo Cestino, deben probar las alcachofas fritas.
I Navigli es otro lugar para caminar y disfrutar de la gastronomía italiana, Il Coniglio Bianco es delicioso.
Los milaneses no pierden la oportunidad de reunirse al final de la tarde para un aperitivo. Si pasan por el Hotel Bulgary deben pedir el trago insignia de la casa.

¡De compras!

Via Montenapoleone, Via Santo Spiritu y Via della Spiga son imperdibles: las calles, la arquitectura y las vitrinas son un deleite a los ojos de todo amante de la moda.
Milán ofrece además una gran variedad de talentosos artistas y diseñadores independientes con pequeñas tiendas en diversas zonas de la ciudad.
La Galleria Vittorio Emanuele II no solo es un lugar con una arquitectura impecable con sus dos arcadas y bóveda de vidrio, sino también un lugar de lujo, como es la Rinascente. No dejes de visitar el sector de gourmet donde podrás encontrar botellas de agua decoradas con cristales Swarovski o partículas de oro.
En el icónico concept store 10 Corso Como se encuentra lo mejor del arte, moda, diseño y gastronomía contemporánea.
En diciembre es un placer visitar el pequeño mercado de navidad y probar la variedad de dulces típicos.

 

 

Un comentario en “Prosecco a Milano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s